EXPERTICIAS

Los cambios en el clima tendrán un profundo impacto tanto en las actividades humanas como en los ecosistemas.







BOLIVIA



Población:

10.027.254 habitantes (2012)

Superficie:

1.098.580 km. cuadrados

Capital:

Sucre, capital constitucional y sede del Poder Judicial. La Paz, sede de Gobierno.

Moneda:

Boliviano

Idioma:

Español y 36 idiomas indígenas, según la nueva constitución



Descripción Geográfica

Bolivia es un país sin costas, situado en América del Sur. Tiene tres regiones naturales diferenciadas:


  • El Altiplano, con una altitud media de 4.000 metros, clima seco y frío, donde vive la mayor parte de la población. Alberga la riqueza mineral del país: estaño, oro, plata zinc, plomo, wolframio y cobre.

  • Los yungas y valles en las vertientes orientales de los Andes, de clima subtropical, donde se cultiva café, cacao, caña de azúcar, soja, cítricos, coca y plátanos.

  • Los llanos tropicales, del este y norte, región de selvas y sabanas en la que predomina la ganadería bovina y se cultiva arroz, soja y caña. En esta zona se encuentran los yacimientos de hidrocarburos.


Se divide territorialmente en tres cuencas:

  • El lago Titicaca, cuenca cerrada en el altiplano.
  • El río Amazonas al norte.
  • El río de la Plata al sur.


Bolivia es una república estructurada política y administrativamente en:

  • 9 departamentos
  • 112 provincias
  • 327 municipios, divisiones de las provincias, a cargo de un alcalde


Los bolivianos son en su mayoría quechuas y aymaras (57%). La religión católica es mayoritaria sin embargo hay libertad de cultos.
La densidad de población es de 9 habitantes por kilómetro cuadrado, según datos de 2007.

La población urbana alcanza el 65,3%. Se puede evidenciar un proceso creciente de urbanización e intensificación de la migración desde el área rural hacia los centros urbanos (principalmente a ciudades como La Paz, El Alto, Santa Cruz y Cochabamba) Los procesos migratorios se han hecho sobre todo desde el Altiplano, zonas donde las condiciones de vida son más adversas.

La población en Bolivia está desigualmente distribuida: la mayor parte de la población se concentra en la zona del Altiplano (53%), mientras que en la zona de los valles vive el 27% y en el trópico el 20%.

Los indicadores sociales de Bolivia muestran la realidad de una pobreza aguda. El relieve boliviano dificulta las comunicaciones y la realización de infraestructuras en determinadas zonas de montaña es compleja. El enclaustramiento del país sin salida directa al mar dificulta el comercio con otros países con puertos comerciales. Catástrofes naturales como las inundaciones y heladas y periodos de sequia son comunes en el territorio Boliviano, lo que supone incertidumbres en las cosechas y la normalidad de la vida. La población en su mayoría es campesina y realiza actividades dirigidas al auto-abastecimiento no generando comercio o intercambio de productos incluso dentro del país. Por otro lado la introducción de políticas neoliberales ha dado lugar a una economía planificada para la exportación de materias primas y no para el crecimiento de la riqueza interna. Hasta hace poco tiempo el Estado era ajeno a la realidad del país, a la diversidad cultural y a la riqueza rural. Esto ha llevado a que el Estado no haya invertido suficientemente en el campo social o cultural y haya dejado zonas aisladas sin la posibilidad de formar a las personas de las áreas rurales

Bolivia es el país menos desarrollado de América del Sur: el 60% de sus 10 millones de personas viven por debajo del umbral de pobreza, la tasa de mortalidad infantil es de 43 por mil (el promedio de América Latina es 27), la tasa oficial de desempleo es del 13% en las zonas urbanas y 18% en áreas rurales. El problema fundamental del país sigue siendo la exclusión social y política de la mayoría indígena. De hecho, Bolivia es el país sudamericano con la mayor proporción de población indígena (más del 60%); durante siglos, la población indígena ha sufrido discriminación muy grave en términos de derechos, acceso a la salud, la educación, la tierra, hoy en día, si bien la Constitución ha tenido en cuenta el reconocimiento de los derechos de los diversos grupos étnicos indígenas que conforman el país, estos grupos están todavía marcados por la pobreza y niveles de desarrollo por debajo de la media nacional.